LA ISLA DE LA TOJA

mayo 30, 2014 Por: Ibérica Turismo - No hay comentarios

Hoy queremos acercarnos a la hermosa Galicia y más concretamente a uno de los parajes más bellos que la componen: la Isla de la Toja.

Unida a O Grove por un puente de principios del siglo XX su descubrimiento como lugar de salud no fue descubierto hasta hace relativamente poco tiempo. La leyenda cuenta que el dueño de un burro abandonó a este en la Isla para que muriera pero en vez de hacerlo, regresó a su casa totalmente curado. El motivo de tal curación fueron las propiedades medicinales que poseen las aguas y el lodo de la Isla hasta entonces desconocidas.

A raíz de ahí, el Marqués de Riestra se hace con los terrenos y construye el Gran Hotel Balneario La Toja donde se reúne toda la clase alta del país y del extranjero: aristócratas, científicos, artistas, músicos, escritores… convirtiéndose en el lugar de reposo de los pudientes.

Durante la Guerra Civil, la zona se convirtió en refugio de los heridos hasta la remodelación de la Isla en lo que es hoy en día: un lugar de descanso, entretenimiento, belleza y disfrute.

Entre sus jardines nos encontramos con una ermita muy curiosa: la ermita de la Virgen del Carmen, cubierta completamente por las conchas de vieira que los visitantes tuvieron como costumbre dejar en sus paredes.

DSC_0106DSC_0108

En la Isla no hay momento para el aburrimiento. Aparte del Balneario hay un Casino, hoteles, un campo de golf y otro de tiro y, por supuesto, urbanizaciones de lujo que hacen las delicias de quien pasea por sus calles.

El agua cristalina que rodea la Isla y el verde de sus jardines y su pinar, hacen que la visita a la Isla sea una auténtica delicia para los sentidos. Todos los problemas cotidianos quedan aparcados en la península, el tiempo parece detenerse y lo único que apetece es disfrutar de los placeres más mundanos.

DSC_0100

Así que si necesitas relajarte, conocer parajes maravillosos y disfrutar de la gastronomía más típica, no dudes en acercarte a esta pequeña Isla gallega. Te robará el corazón.