La romería del Rocío

junio 4, 2014 Por: Ibérica Turismo - No hay comentarios

Si hay una Romería en España que se escribe con letras mayúsculas y que es capaz de concentrar a más de un millón de romeros y curiosos, esa es la Romería del Rocío. Su preciosa Virgen del Rocío, la Blanca Paloma, concentra a toda clase de personas el Lunes de Pentecostés desde hace siglos, y pocos son los que escapan a su atracción.

Devoción, sentimiento, religiosidad, tradición o curiosidad son los sentimientos que más nos encontramos cuando se pregunta a los romeros. Y es que esta Virgen ha creado tras ella un culto que sobrepasa, en muchas ocasiones, lo inimaginable.

Pentecostés es su momento, entre mayo y junio, las hermandades y romeros recorren los caminos arenosos, sortean los ríos que se encuentran a su paso, ríen, cantan, bailan y lloran de alegría por estar recorriendo la distancia que a cada paso les acerca un poco más a su Virgen.

plan-romero-2013--644x362

A pie, a caballo, en carretas y carros tirados por animales o en sus vehículos, los romeros pasan horas, días en el camino sufriendo las inclemencias del tiempo, la falta de higiene, el cansancio… pero también la compañía, la alegría, los cánticos, las risas, los rebujitos, y la experiencia de estar haciendo algo imborrable de su memoria.

Más de 100 Hermandades componen esta romería que comienza el sábado vísperas de Pentecostés  con la presentación de las Hermandades en el Santuario tras días de camino. Es uno de los momentos más espectaculares ya que cada una de las Hermandades le canta una Salve a su Virgen en un desfile que dura hasta bien entrada la noche.

santuario-virgen-del-rocio-huelva-98249827-ef68-45ac-bd74-f0d88251e8c1

Al día siguiente, domingo, los romeros acuden a la Eucaristía para escuchar la Misa Pontifical para después seguir con la fiesta en la aldea del Rocío. A la noche se reza el Santo Rosario y los romeros acuden a la puerta de la Ermita a esperar que comience la procesión.

1273572372_0

Ya de madrugada, se lleva a cabo el salto de la reja, en la que los romeros asaltan la Ermita para sacar a la Virgen y procesionarla por toda la aldea. Durante todo el día, la Virgen recorre cada palmo de la aldea acompañada por el tañido de unas enloquecidas campanas, por el canto de los devotos y por el jolgorio de las gentes.

Desde luego es una de esas experiencias que hay que poner en la lista de “qué hacer antes de cumplir los…” Es algo único. Eso sí, absténgase las personas a las que no les gusten los agobios, porque esos días no cabe ni un alfiler.

rocio-almonte-02

Si estáis pensando en ir este año o el que viene, recordar que en Ibérica Turismo os podemos aconsejar alguno de los alojamientos de la zona para que no os perdáis ningún detalle.