Nochebuena: el primer atracón de Navidades

diciembre 23, 2013 Por: Ibérica Turismo - No hay comentarios

Quizás la Nochebuena sea una de las noches más familiares y sentimentales de todas las del año. Es la noche en que la familia se reúne toda junta a cenar. No valen excusas. Si uno falta a la cena de Nochebuena te lo van a estar echando en cara toda la vida.

Es la noche de los reencuentros, de echar de menos a quienes nos faltan y es el inicio de las grandes comilonas y reuniones de la Navidad. Los villancicos inundan radio, televisión, calles, tiendas… Las últimas compras, los últimos preparativos para que todo esté perfecto y en su justo momento.

bqMIN

Una noche de tradiciones inamovibles. Que si tomarte una copita de cava con los compis y a casa pronto porque todos los bares cierran sus puertas para seguir con sus celebraciones familiares, a las 21:30 el discurso del Rey, que cada año menos gente optar  por seguir, entrada en las cocinas para preguntar qué tal va la cena y aprovechar para picar algún canapé que te encuentres y desabrocharte el pantalón porque sabes la que se avecina.

cava

Y, por fin, llega el momento de la cena.

Casi entre aplausos la comida empieza a circular por las mesas: langostinos, cigalas, centollos, canapés, volovanes rellenos, que si una sopita o crema, verduras, un sorbete de algún cítrico que te permite descansar de sabores y prepararte para el plato fuerte y, por fin, la merluza rellena o el pavo, cordero, chuletillas, relleno de carne… Para a continuación abalanzarte sobre el plato de turrones, frutas escarchadas, polvorones y mazapanes. Eso sí, sin olvidarnos de regarlo todo con unos buenos vasos de vino blanco, tinto o rosado, chupito, cava o sidra.

Christmas_Tableware_Dishes

Vamos, una dieta mediterránea en toda regla, con todos los ingredientes bien representados.

Y luego, luego llega el momento puf. Sensación de llenura, sueño, ganas de que las fiestas acaben cuanto antes, recoger y fregar cacharros de tropecientos familiares a los que les dices, muy amablemente: “tranquilo, siéntate y descansa un poco, que ya recojo yo”, mientras te acuerdas de toda su familia.

En algunas casas, en la sobremesa, se cantan villancicos, en otras se ven los maravillosos programas navideños de todos los años, otros echan una partidita a las cartas, otros discuten de política o cotilleos, pero la tónica general, independientemente de todo, es una sensación de llenura de sentimientos, a parte de la del atracón, claro. Y si tenéis niños, a la cama pronto, que si no, Papá Noel pasará de largo.

es_20071227_1_5037168_captured

A mí, personalmente, me encanta la sensación de asomarme esa noche a la terraza o ventana y ver las calles completamente vacías, sólo iluminadas por las farolas y las luces de cientos de casas en las que sabes que las familias están reunidas, al igual que la tuya. Además, si realmente celebras esa noche con gente a la que de verdad quieres, la sensación es única, maravillosa y, en algunas ocasiones, irrepetible.

Así que disfrutar de la noche mágica, la Nochebuena y pensar que sólo hay una al año y que debemos disfrutarla y guardarla en nuestra memoria. ¡¡Y acordaros de comprar el antiácido que después de la Nochebuena viene Navidad!!

denia-guia-feliz-navidad