Qué ver…Las Lagunas de Villafáfila en Zamora

noviembre 6, 2013 Por: Ibérica Turismo - No hay comentarios

Todos los años, a partir de octubre, se produce un auténtico espectáculo de la naturaleza, el paso migratorio de miles de aves hacia África.

Y para hacer un alto en el camino, descansan durante un tiempo en las Lagunas de Villafáfila, en la provincia de Zamora.

Lagunas de Villafáfila

Protegidos como Reserva Natural, sus humedales refugian durante esa época a un gran número de aves migratorias que hacen de este espacio una de las más importantes áreas de invernada de la Península Ibérica. Y la mejor época para verlas en todo su esplendor es ahora. A partir de octubre y hasta febrero podrás espiar sus movimientos y los mejores momentos para hacerlo son el amanecer y el atardecer, ya que la fusión de los colores anaranjados con las miles de aves que surcan los cielos hacen de la experiencia algo mágico e inolvidable.

Villafáfila al anochecer

Avutardas, patos, garzas, grullas y otras aves, que llegan a alcanzar el centenar de variedades, moran durante ese tiempo en plena armonía por la Salina Grande, Barillos y Salinas, las lagunas que componen el complejo.  Aunque la reina de todas ellas es la avutarda. Villafáfila acoge la mayor concentración de avutardas de toda Europa. Ave zancuda de unos ocho centímetros de longitud, de color rojo manchado de negro, el cuello delgado y largo y las alas pequeñas, hacen las delicias del visitnate gracias a su vuelo corto y pesado.

Avutarda

Más de 200 palomares, muchos de ellos ya abandonados, acompañan nuestro viaje por este entorno. Estos palomares de Tierra de Campos se caracterizan por una gran riqueza arquitectónica, avalada por una gran variedad formal, y por un sinfín de detalles decorativos. Construidos a base de adobe y tapial, forman parte del paisaje y refuerzan la vinculación de la zona con las aves. Son las denominadas «catedrales de barro».

Muy cerca de allí, nos encontramos con otra joya de la provincia: el Monasterio de Moreruela, monasterio cistercense del siglo XII. Aunque casi en ruinas, aún conserva la grandeza de lo que un día fue.

monasterio-granja-de-moreruela--g-565

De estilo románico, aunque con elementos de transición hacia el gótico, como los arcos apuntados o las bóvedas de ojiva, no se conserva íntegro, pero sí lo suficiente para dar una clara idea de sus formas y volúmenes. Se trata de una planta de cruz latina compuesta por tres naves de nueve tramos y transepto muy ostensible.

En la iglesia recibieron sepultura, entre otros nobles, Fernán Pérez Ponce de León I, nieto del rey Alfonso IX de León, quien fue señor de la Puebla de Asturias, Cangas y Tineo, Adelantado mayor de la frontera de Andalucía, Mayordomo mayor de Alfonso X el Sabio y ayo del infante Fernando IV el Emplazado, y su esposa, Urraca Gutiérrez de Meneses. Los restos de ambos se hallaban depositados en un sepulcro ubicado en el lado del Evangelio de la capilla mayor de la iglesia del monasterio.

Monasterio de Moreruela

De obligada visita también son las Casas del Parque y los centros temáticos en las que podemos encontrar información sobre todas las posibilidades que nos brinda la zona. Estan repartidas por las diferentes localidades que componen las Lagunas: Oteros de Sariegos, Villafáfila, Revellinos, Villamarín de Campos, San Agustín del Pozo, Cerecinos de Campos, Tapioles, Villalba de la Lampreana, San Martín de Valderaduey, Cañizo, Manganeses de la Lampreana, Villarrín de Campos y Villárdiga.

Casa del Parque

¿Qué mejor plan para esta época del año?